inicio    
volver     Documentos \ Publicaciones
Share |

Declaración sobre el estudio integrado de los Proyectos del Código Penal. 10 de Agosto de 1995

Declaración sobre el estudio
integrado de los Proyectos del Código Penal

"Mi embrión tus ojos lo veían" (Salmo 139/138,16)
Al reanudarse, en las comisiones parlamentarias, el estudio integrado
de los proyectos del Código Penal, los Obispos del Paraguay volvemos
a manifestar nuestra preocupación por el tratamiento que se dé al
tema del aborto, específicamente a su despenalización, incluído en esa legislación.

Nos dirigimos a la conciencia de todos, pero en particular a la de los
legisladores, quienes fueron elegidos por el pueblo para defender sus
intereses y valores a fin de pedir el mayor cuidado en la articulación
de esa materia, que es extremadamente seria para la salud moral y
social del país. Queremos así recordarles la delicada responsabilidad
que asumen ante un pueblo de cristianos y creyentes que aceptan al Dios de la vida.

Retomamos, en esta perspectiva, la lúcida y vigorosa reflexión del
Santo Padre en su reciente Encíclica sobre el Evangelio de la Vida,
para consideración detenida de cada uno en el lugar en que Dios lo ha destinado.

"Entre todos los delitos que el hombre puede cometer contra la vida,
el aborto procurado presenta características que lo hacen
particularmente grave e ignominioso".

"Ante una situación tan grave, se requiere más que nunca el valor de
mirar de frente a la verdad y de llamar a las cosas por su nombre, sin
ceder a compromisos de conveniencia o a la tentación de autoengaño".

"En el caso del aborto se percibe la difusión de una terminología,
como la de  ´interrupción del embarazo´ que tiende a ocultar su
verdadera naturaleza y atenuar su gravedad en la opinión pública.

Ninguna palabra puede cambiar la realidad de las cosas: el aborto
procurado es la eliminación deliberada y directa, como quiera
que se realice, de un ser humano en la fase inicial de su existencia,
que va de la concepción al nacimiento".

"Muchos pueden ser los argumentos que aboguen por la aceptación
del aborto, sin embargo las razones por más graves y dramáticas que
parezcan, jamás pueden justificar la eliminación deliberada de un ser humano inocente".
"Lo mismo se puede decir de la ley civil que permita el aborto, deja
de ser por ello mismo, una verdadera ley civil moralmente vinculante.

Ninguna circunstancia, ninguna finalidad, ninguna ley del mundo
podrá jamás hacer lícito un acto que es intrínsecamente ilícito,
por ser contrario a la ley de Dios, escrita en el corazón de cada
hombre reconocible por la misma razón, y proclamada por la
Iglesia". (Cfr. Evangelium Vitae, Nº 58 al 62).

Por todo esto, los Obispos reafirmamos una vez más el derecho a la
vida, y a la vida en plenitud que todo ser humano anhela, y rechazamos
con la fuerza de la ley escrita en el corazón del hombre y con la
fuerza del evangelio todo lo que, legal o ilegalmente, vaya en contra
de la vida, de su defensa y de su promoción.

Finalmente, exhortamos a los creyentes y personas de buena voluntad
esfuerzos para que la vida sea en todo tiempo valorada como un don
gratuito de Dios. A El le pedimos su asistencia providente y misericordiosa.

A Todos les impartimos nuestra bendición de Pastores

Asunción, 10 de agosto de 1995

+Pastor Cuquejo
Obispo Castrense
Secretario General de la CEP

19/11/2010

Todos los Derechos Resevados Conferencia Episcopal Paraguaya© 2010
Alberdi Nro 782 - Teléfono: (595) 21 490-920 / 492-670
www.episcopal.org.py