inicio    
volver     Documentos \ Publicaciones
Share |

El pueblo casadeño tiene derecho a la tierra y al trabajo. 7 de Junio de 2005.

El pueblo Casadeño tiene derecho a la Tierra y al Trabajo

(Conf. Constitución Nacional Art. 86)
Una vez más la Conferencia Episcopal Paraguaya CEP, asume la
esponsabilidad de dirigir una nota a las Autoridades Nacionales:
Senadores y Diputados, Poder Ejecutivo y Poder Judicial, autoridades
departamentales y  ciudadanía toda.

La situación que ponemos a consideración de todos son los
problemas y los derechos de nuestros compatriotas, los pobladores de Puerto Casado.

Todos sabemos que se trata de un problema de explotación y
marginación grave ocasionado por una empresa taninera desde hace
más de 100 años. Hoy los descendientes están en la calle, sin posesión
y sin los derechos humanos elementales, a merced de una nueva
empresa transnacional que no les reconoce ni el piso ni las viviendas que venían ocupando.

Referente a este tema  ya nos hemos manifestado en dos ocasiones
anteriores (9 de julio de 1.997 y 8 de noviembre de 2.000).

En la última nota decíamos en una parte, numeral 5: "En relación a
os sucesos de Puerto Casado, los Obispos del Paraguay
manifestamos nuestra convicción de que los habitantes de Puerto
Casado están en su pleno derecho de ser respetados en sus reclamos,
que son justos y les apoyamos en su gestión de exigir que se les haga
justicia. Y a los representantes legítimos del pueblo les pedimos que
escuchen dichos reclamos y respondan en beneficio  de ese pueblo trabajador y sufrido".

Hoy queremos recalcar una vez más los siguientes puntos:

1. Constatamos un desafío a la soberanía nacional. Grandes
extensiones de tierra explotadas irracionalmente no han dejado
beneficio social estable con proyección hacia el futuro. Últimamente,
las tierras están en peores condiciones por falta de explotación y la
población en estado de abandono.

Allí hay tierra más que suficiente para los casadeños y aún otros
paraguayos y extranjeros, y sobrará aún grandes extensiones para
la empresa que quiera invertir. Recordemos que esa es una región
con recuerdos y valores históricos para el país.

Nuestros compatriotas con sus años de trabajo sepultados allí y
generaciones enteras que vivieron en esa región, tienen verdaderos derechos adquiridos.

2. Exigimos justicia social, equidad y solidaridad  con nuestros
compatriotas de Puerto Casado.

Hay una justicia mínima que responde al derecho elemental, al derecho
humano de toda persona y a  la prescripción constitucional: el derecho
a  la tierra y al trabajo (Const. Nac. : Art. 86, derecho al trabajo; Art.
114, Reforma Agraria; Art. 116, latifundio improductivo) que tenemos que respetar.

El gobierno, a través de sus órganos e instituciones debe intervenir
conforme a las leyes vigentes y hacer que nuestros conciudadanos
tengan un pedazo de tierra propia para trabajar, sostener a su familia y aportar al  bien del país.


3. Llamamos la atención sobre un latifundio improductivo  de
extensión extraordinaria que excluyó y sigue excluyendo a miles de trabajadores.

Un relevamiento técnico de la propiedad de la firma Carlos Casado
S.A, realizado en mayo de 1.997 por el Instituto de Bienestar Rural,
Gabinete Técnico - Anexo II - Expediente Nº 2.644/66 afirma: "La
contundencia de las comprobaciones y evidencias verificables,
califican a la propiedad de la Empresa Carlos Casado como el más
grande latifundio improductivo de la Republica del Paraguay,
constituyéndose en toda una traba para el desarrollo económico y
social de la Región Occidental".

Se trata de un tema serio, vital y urgente.

4. Presencia del Gobierno Nacional.  Esperamos de nuestras
autoridades la buena disposición y la determinación de enfrentar y
dar una solución a este problema, a través de sus organismos correspondientes.

Será justicia escuchar el reclamo de estos hermanos nuestros de Puerto
Casado. Dios guarde a todos Ustedes.

Con todo respeto y estima. A nombre de todos los Obispos de la
Conferencia Episcopal Paraguaya (CEP).

Asunción, 07 de junio de 2005
Por la Presidencia de la CEP.

+ Mons. Ricardo Valenzuela
Obispo Castrense - Secretario General de la CEP
Con la adhesión de la Universidad Católica

"Nuestra Señora de la Asunción"

20/11/2010

Todos los Derechos Resevados Conferencia Episcopal Paraguaya© 2010
Alberdi Nro 782 - Teléfono: (595) 21 490-920 / 492-670
www.episcopal.org.py